20.12.16

siesta de lluvia

una de esas tardes de lluvia donde la siesta se impone...

dormir boca abajo y sin almohada, con una pierna colgando fuera de la cama...

tu cabeza apoyada en mi cintura usándola de almohada...

y despertarme con el roce de tus dedos bajando mi ropa para empezar a sentir la humedad de tu boca dibujando besos...

jugar a hacerme la dormida unos minutos más, solamente para que confies y avances y me acaricies y sigas besándome...

7.12.16

ordenalo como más te guste....




...y a la tensión del momento le agregaste mi remera tapándome los ojos. Incómoda, con los brazos muy en alto, la subiste hasta los codos negándome toda visual..
Sólo te olía y te escuchaba, hablabas en voz muy baja, me puteabas, me prometías placer, me volvías a provocar...

...apareciste por la puerta sonriendo malicioso y con un sobre entre tus manos. Angosto y largo, liviano y un : "es para nosotros, para jugar"
Una pequeña fusta de cuero color marrón, mango trenzado y punta también de cuero. Bonita. Intrigante, Promesa de nuevas sensaciones...

...una vez que me dejaste en bombacha y remera, me pusiste los zapatos altos
y me ataste a barra con esa soguita que tanto te gusta. Incómoda, con los brazos tirantes, más tirantes aún cuando me quitaste los zapatos..."hijo de puta, apenas rozo el piso con la punta de los dedos"...

...moviéndote libremente por mi casa trajiste una remera blanca,  no muy larga. Con calma bajaste el cierre de mi vestido que quedó ahí en el suelo hecho un pequeño bollo color rojo.
Sólo un culote pequeño y esa musculosa sobre mis desnudas tetas...

...una sensación que casi no puedo describir. Mezcla de ansiedad y no saber qué vas a hacer. Eso me produjo tener los ojos vendados contigo girando a mi alrededor.
Y la fusta que me recorre lento desde la axila hasta la cadera. Desde el pubis hasta la areola de mi teta...

..un abrazo profundo y tu boca comiéndome despacio, palabras sucias en mi oído...me ataste los tobillos muy juntos y sentí el primer fustazo en mi culo. Suave y a la vez intenso. Potenciado por la sorpresa y la ceguera..."estás tan vulnerable, tan perra, tan"...

...tu lengua jugando en mi raja. Tu boca hundiendo los dientes en mis cachas. Tus manos pellizcando "al pasar" mis pezones...

...otro fustazo me sacude, otra vez mi culo se crispa.
Tu aliento tibio en mi ingle y entonces siento tus dedos jugar con mi clítoris. Así ajustadas las piernas, así casi colgando, así oyéndote decirme "Te la vas a bancar ahora puta? Te vas a bancar toda la leche que me hiciste juntar?"...

...detrás de mis rodillas la sensación de un inminente orgasmo me sacude, me excita tu lengua, tu nariz oliéndome. Tus besos escalando mis piernas hasta llegar de nuevo al clítoris y entonces tu mano...tus dedos recorriendo terreno conocido rozando, entrando...

...sólo me desataste del barral. Mis manos y mis pies seguían inmóviles con tus sogas. Me pusiste en cuatro en el piso y me ataste el pelo en una cola bien alta.
"te voy a desatar los tobillos pero si te movés no sólo te vuelvo a atar sino que te doy un par de chirlos en el culo"
La advertencia fue directa mientras me liberabas la visión quitándome la remera de los ojos y ahí nomás, así desde atrás me comiste la nuca, el cuello, el lóbulo, la boca...

..."así, muy puta. Atada y con los ojos tapados quiero verte explotar. Retorcerte. Acabarte en una paja especial sólo para mí"
Y me dejaste ahí, acabándome, puteándote por sacarme la mano. Te presentí sentado frente a mí, viéndome, agarrándote la verga y pajeándote sin dejar de mirarme...

...apoyada en los codos, con las piernas separadas, sentí tus manos ajustar mis caderas y la punta de tu verga detenerse justo ahí...en mi culo. La agarraste y me recorriste la concha empapándola, jugando, calentándote más...como si eso fuera posible...

...un par de chirlos en mi culo me hizo putearte, un par de chirlos que te calentaron lo justo y necesario como para que me cogieras. Entraste despacio pero firme, hasta el fondo para volver a sacarla casi toda y entrar de nuevo.
Juego animal, excitante y terminal que me hizo sentir lo caliente que estabas...

...te quedaste ahí dentro mío, latiendo, formando parte de mi cuerpo, besándome la espalda mientras soltabas las sogas de mis muñecas. Abrazándome y lamiéndome suave...

7.10.13

Atorranta (vos sabés...)


El timbre nunca sonó como timbre, más bien fue una especie de sonido gutural que solo por un instante me sacó de eje, me movió de mi papel; pero me recompuse enseguida y cuando abriste la puerta ahí estaba yo, subida a unos zapatos de taco muy alto con unas medias negras de red y una minifalda negra que supuse te iba a gustar. Apoyada en el marco de la puerta, mascando chicle y con dos copas y una pequeña botella de champagne, sonriéndote.
Tu traje, tu corbata con nudo flojo, la expresión de tus ojos y tu sonrisa hicieron un desastre en mi cabeza, mis neuronas armaron fiesta en dos segundos.
Di un paso adelante para saludar y al tiempo de darte las copas extendí mi mano sobre tu verga, así encima de la ropa, despacio, tomándome tiempo para manosearte mientras con la otra mano me quitaba el chicle y te decía al oído y entredientes…

 - te parto la boca a besos

En el exacto momento en que me penetró, tu cara estaba delante mío y hasta el sonido de su voz se disparó distinto, juraría que había sido el tuyo...lo juraría. Si hasta sus movimientos, esa noche, se parecían a los tuyos y las palabras que salían de su boca no eran las de siempre sino que sonaban a las que vos me decís en algún arrebato. 
Yo solamente dije tu nombre en voz alta, el que habíamos acordado como parte del juego perverso que le propuse antes de comenzar. Y te tuve entre mis piernas en cada instante, con la libertad de poder gritarlo sin el mas mínimo temor a quedar expuesta… 

Error garrafal de mi parte el haberte atado únicamente las manos. Tus piernas me rodearon la cintura con mucha fuerza y tu sonrisa en ese preciso instante me hizo caer en la cuenta de que no puedo darte la más mínima ventaja.

Extraña sensación de morboso placer cuando me levantaste por el aire comiéndome a besos y declarando en mi oído tus más sucias ganas de cogerme de manera animal. De penetrarme después de un par de palmadas en los cachetes y de acabarte todo adentro mio mientras tus dedos hurgaban mi vagina buscando empaparse hasta lo más… 

Te vi ahí sentado, en el silloncito, a los pies de mi cama. Mientras sentía su lengua buscando mi orgasmo, con su dedo dibujando círculos alrededor de mi culo.
Tu guiño en ese momento fue implacable. Me acabé en su cara gritando otra vez tu nombre mientras te miraba directo a los ojos

16.9.13

Una imagen




Hace mucho rato ya que dejé de preferir “dormir haciendo cucharita”; quiero dormir….desparramarme boca abajo y soltar la pierna fuera de la cama, rozando el piso con los dedos aunque sea invierno; aunque se me congele la piel.
O sea, cogemos, jugamos, comemos o desayunamos en la cama, lo que vos quieras...no hay ningún problema... pero cuando dormimos, dormimos.
De la misma manera, sé que prefiero ser yo la que se despierte primero por las mañanas para extender mi mano buscando tu verga sabiendo que vas a estar durísimo…
Chapeau mi vida, por esa imagen! por los besos en tu entrepierna, por los mordiscos en tu vientre, por dejarme comérmela despacito hasta que tu media sonrisa se transforme en una boca que, entre otras cosas, me suelte palabrotas que me confirman que está todo bien, que puedo seguir.

 - perra, el día que no me lo hagas…




6.9.13

massage




...estoy agotada, conservo en mi cuerpo marcas rojas como únicas señales visibles de la batalla que tuvimos Te veo rodearme y levantarme suave la cabeza retirando la almohada mientras un último mordisco reaviva el dolor en los labios que, ya empezaban a recuperarse.
Desnudo, sonriendo y sentado a los pies de la cama, ciñéndome con tus piernas y prometiendo un suave masaje en mis pies Dedos hábiles recorriendo mis pantorrillas, poniéndome alerta; buscando y encontrando puntos especiales que me hicieron subir uno a uno los escalones hacia el placer. Y tu boca como complemento, besos, mordiscos y más masajes que despertaron mi libido entre suaves cosquillas.
Busqué rozarte con mi pie libre y hubo amenaza de atadura. Me quedé quieta, sonreí pero me quedé quieta Duró poco, el contacto de tus manos desatando mi sensibilidad con cada caricia hizo que volviera a buscar tu verga. Ya estaba desafiante, era como que me llamaba a gritos y yo cedí nuevamente a responder con mi pie libre.
Hubo atadura, muñeca derecha con tobillo derecho...hubo más masaje en el pie...hubieron besos y hasta juegos perversos. Pero por sobre todo, hubo una corbata que deshizo su nudo permitiéndome ir a tu lado a abrazarte tragándome tu boca mientas me acomodabas para que tu verga entrara irreverente hasta el fondo de mi hambre.



23.1.12

shower


...la lluvia de la ducha pareció dejar de caer sobre mi nuca y mi espalda. Por un momento levanté mi frente de los cerámicos donde la había apoyado relajándome.
Todo debe haber durado unos segundos. Entonces tus brazos rodearon mi vientre, tu boca en mi hombro lamiendo el agua y toda yo con la sensación de estar flotando al dejar de sentir el piso cuando me levantaste en el aire.
Quise darme vuelta y verte, quise girar para abrazarte, quise...
Tu abrazo me soltó despacio y tus dientes se clavaron hondo en mi espalda. El sacudón mezcla de sorpresa y dolor, un “ay” repentino y tus manos separando mis muslos...tu verga rozándome, abriendo, entrando...
Inmovilizada contra la pared y con el agua ya fría, se mezclaron mis temblores, mis brazos abiertos, levantados, sostenidos por los tuyos, el agua más fría aún corriendo por mi espalda y vos...vos tan adentro mío...

  © Blogger template 'Morning Drink' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP